Hace algunos años que acompaño a profesionales y emprendedores del desarrollo personal y profesional que se encuentran en proceso de crecimiento o de cambio a encontrar y abrazar lo que realmente quieren hacer y animarse a trabajar de lo que los moviliza desde dentro. Para dar respuesta a la duda con la que titulo este artículo ¿Quién soy y cómo lo comunico? Te invito a tener a mano lápiz y papel porque te dejaré preguntas para que trabajes tu identidad profesional.  

La decisión de enfrentar las dudas, aceptar los miedos y dar el salto no es fácil, por eso estar a su lado y ver cómo sacan a la luz su verdadero brillo me emociona y me recuerda cada día que el camino correcto es aquel que te llena el alma.

A esta altura podría decir que la mayoría de mis clientes caben en dos grupos bien diferenciados: los que quieren lanzarse ya y se animan a comunicar desde diferentes canales, pero no saben cuál es su aporte de valor o su contribución, y los que tienen clarísimo qué es eso que los moviliza, les ilumina el alma y los hace destacar, pero no se animan a comunicarlo, ya sea porque no saben qué decir o cómo decirlo, o porque el miedo de enfrentarse a una cámara o una hoja en blanco los paraliza.

De allí que pongo foco en tres aspectos que son fundamentales para transmitir tu valor diferenciador, empatizar con tu cliente y conectar con él de manera honesta. Tres aspectos de los que hablo son el inicio de un proceso transformador y focalizado que te invita a observarte desde diferentes ángulos para que puedas apropiarte tanto de tu identidad profesional, que se verá reflejada con naturalidad en todo lo que hagas, digas y construyas. 

  1. ¿Dónde estás y adónde quieres llegar?  

Es una pregunta que suele ser recurrente en diferentes espacios de nuestra vida, pero no siempre nos sentamos a reflexionar y analizar sobre ella. ¿Conoces realmente tu esencia?

Si estás buscando dedicarte a lo que te apasiona y posicionarte como referente en tu área, es importante que tengas en cuenta que únicamente trabajando desde tu esencia y de manera alineada con tus valores lograrás empatizar y conectar con tu cliente de forma real, sostenible y duradera.

Además, una vez que hayas sacado a la luz tu autenticidad, necesitarás aprender a comunicarla siguiendo tu naturaleza y tu estilo, porque si no comunicas a tu potencial cliente quién eres, qué haces y cómo puedes ayudarlo, tu cliente nunca sabrá que tú eres el profesional ideal que necesita.

Si tuvieras que contarle a alguien el valor único de tu marca ¿Qué dirías? ¿Cuáles son esos atributos que destacan en ti como profesional? ¿En qué radica tu aporte diferenciador? ¿Qué cosas haces que los demás valoran mucho? 

  1. Tus talentos y recursos 

Estamos muy habituados a escuchar y leer fórmulas que se repiten una y otra vez porque modelan formatos o siguen tendencias, pero que poco se acercan a profundizar y poner en valor la identidad profesional de las personas

Por esta razón, son muy pocas las personas que pueden responder sin dudar o a la pregunta ¿qué te hace único, especial y diferente? Eres de esas personas que lo tienen súper claro, de aquellos que lo están descubriendo o formas parte de ese grupo que se queda literalmente en blanco cuando le hacen la pregunta. Profundicemos…   

El talento es eso que te hace diferente, y además, si lo integras a tus objetivos personales o profesionales, es lo que garantiza que disfrutarás de lo que hagas.

¿Sabes cuáles son tus talentos diferenciadores? ¿Has tenido la oportunidad de contrastarlos con quienes mejor te conocen? Pregúntales qué ven en ti, seguramente te sorprenderás con sus respuestas.

Te invito a conectar con tus fortalezas y virtudes como punto de partida para evaluar qué acciones tomar, qué eliminar, qué cambiar y qué construir para conectar con el valor único de tu propuesta. 

  1. Mindset 

En todo proceso de crecimiento y de cambio suelen aparecen ideas, diálogos, creencias e incluso conductas que pueden limitar el crecimiento profesional de una persona, un proyecto o un negocio.

Si estás atravesando un momento de crecimiento o redefinición de tu propuesta y no sabes qué acciones tomar, qué comunicar, cómo aportar valor o cómo llegar a sus clientes de manera clara, empática, asertiva y valiosa, es importante que hagas un trabajo de mindset.

Distinguir, contrastar y reargumentar creencias limitantes o poco constructivas es el primer paso esencial para resignificarlas, revalorizarlas y transformarlas en motivantes y potenciadoras para tu propio crecimiento y el de tu negocio.

Todo esto, debo decir, es más fácil si se hace de la mano del propósito, ese gran para qué que te conecta cada día con tus objetivos, esa visión que emociona de solo pensarla y te da la fuerza y la motivación para invertir tiempo, dinero y energía cada día en tu negocio.

¿Sabes con claridad para qué haces lo que haces?

Si aún no lo has descubierto, te invito a responderte estas preguntas.

  1. ¿Qué actividad disfrutas tanto que estarías dispuesto a hacer sin cobrar nada a cambio?
  2. ¿Sobre qué tema te gusta leer o investigar sin que te resulte tedioso o aburrido?
  3. ¿Qué te gustaría dejar en este mundo? ¿Cuál quieres que sea tu aporte al bien común?

Si eres más visual y auditivo, puedes ver los videos de mi mini curso Quién soy y cómo lo comunico en la sección de Recursos Gratuitos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies