Son muchas las reflexiones que vengo teniendo últimamente y quizás una de las que más fuerza ha recobrado tiene que ver con la necesidad de espacios para la escucha y la reflexión.

¡En tiempos de tanto mirar hacia afuera, qué bálsamo para el alma que es mirarnos hacia adentro! Y esa oportunidad de explorarnos en nuestro interior la obtenemos con la arteterapia.

La arteterapia es una disciplina que apela a las artes como vehículo no solo para mejorar o recuperar el bienestar, sino también como técnica de autoconocimiento, desarrollo personal y expresión emocional. Y cuando hablo de arte me refiero a un dibujo, una pintura, una escultura, un escrito, una fotografía, una melodía, incluso un baile o expresión corporal; en todos ellos podemos expresar cuestiones personales que pueden resultar imposibles de manifestar a través de las palabras. ⁣
Son múltiples los beneficios que se pueden obtener con la arteterapia, entre ellos:

  • Ayuda a mejorar el autoconocimiento, la autoestima y la gestión emocional
  • Puede reducir el estrés y la ansiedad.
  • Ayuda a mejorar el estado de conciencia, la atención y la creatividad.
  • Facilita la reflexión y la comunicación intra e interpersonal.

La arteterapia es además muy útil en áreas como la rehabilitación, la educación y la salud mental y puede emplearse para el tratamiento de miedos, fobias y adicciones.

Sus dinámicas ayudan, entre otras cosas, a mejorar los síntomas del déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y es muy efectiva en el trabajo con personas con trastornos de alimentación e imagen corporal.

También refuerza la autoestima y ayuda a pacientes que sufren depresión y se ha demostrado su efectividad en la ayuda de pacientes con enfermedades crónicas y terminales.

De allí la importancia de que sea un proceso guiado por un profesional terapeuta que está especializado en este campo y que ha recibido formación para acompañar estos procesos.

En estos tiempos de cambio y reflexión puede ser una muy buena herramienta para gestionar la incertidumbre, ansiedad y el estrés y expresarnos mientras disfrutamos.

Resignificando miedos a través del arte
cuadro de arteLa imagen que acompaña este escrito es el resultado de un trabajo que realicé hace más de 5 años atrás durante mi formación como arteterapeuta. Recuerdo que una de mis compañeras propuso trabajar los miedos en un gran lienzo que usamos todas en el piso. Cada quien usaba los materiales y colores que quería.

Yo trabajé un miedo que tenía resonando en mi cabeza desde hacía tiempo: el miedo a dormir con la luz apagada estando sola. Una emoción que empezó estando ya grande, como a eso de los 18 años y que superé al tiempo gracias a esa primera conexión conmigo misma que logré hacer en aquella sesión.

Ponerle formas, colores, líneas y hasta un lugar en el espacio a ese cuadro que representaba para mí ese miedo, me permitió darme cuenta de muchas cosas, resignificar eso y sanarlo. Cuento esto porque es una de las cosas que se pueden lograr en un proceso de arteterapia.

Si tienes ganas o la necesidad de explorar un poco más, te invito a hacerlo a través del arte en mi próximo Reto GRATUITO Conéctate contigo a través del arte, un espacio para mirar hacia adentro y reencontrarse con uno mismo a través de la arteterapia, que realizaré el viernes 16, sábado 17 y domingo 18 a través de WhatsApp.

Ingresa al grupo de encuentro👉 AQUÍ